DR. CESAR ESPADAS, CREADOR DE POEMAS QUE TRANSFORMAN LA MENTE Por: GABRIEL AVILÉS ENTRE PAUSAS presagiodemar@gmail.com

Entrevistar al Dr. César Iván Espadas Sosa es un honor y un deleite pues tengo la oportunidad de conocerlo como buen amigo desde hace algunos años, de hecho me confió la responsabilidad de editar de manera digital el compendio de sus cuatros libros editados: los poemarios Poemonte y Alborada y Penumbra del Alma, así como el de salud mental Emociones y su semblanza biográfica Tributo a Una Vida Humanista donde copila toda la información personal y profesional por la cual le otorgaron la medalla Yucatán.

Hace algunos días lo fui a ver al CREE del DIF y tuvimos un diálogo bastante interesante y sincero acerca de su vida y obra. A continuación transcribo parte de lo que charlamos para ustedes, amables lectores-

Doctor, dígame: ¿cómo surge la vena poética en su vida?

Mira tuve la fortuna de tener unos padres que me enseñaron a ser sensible con las artes, durante mi infancia y adolescencia en mi natal Pocboc, todas las tardes se oía música de guitarras y eso me hizo una persona que desde siempre tuvo la necesidad de expresarse por medio del arte, particularmente, de la literatura.

¿Qué recuerda de su infancia?

Crecí entre piedras, monte, veredas y juegos de niños, así viví mi infancia y pronto me daría cuenta de mi vocación, debido a la muerte de un hermano menor y de unos tíos cercanos. En esta proximidad con la muerte decido ser un soldado de la vida y convertirme en médico, posteriormente, surge la motivación de enfocarme a la psiquiatría para apoyar a las personas que así lo requieran y darles una mejor calidad de vida aún cuando los trastornos mentales fueran una barrera que desquebrajar.

Volviendo a su labor como escritor, ¿estuvo en algún taller literario o fue autodidacta?, pues, al leer sus libros Poemonte y Alborada y Penumbras del Alma percibo versos que son francamente espontáneos, frescos, sencillos como la tierra en la que usted nació pero sin caer en lugares comunes.

Cuando vine a estudiar a Mérida me fui empapando de lecturas de escritores como Amado Nervo, posteriormente, fui leyendo a literatos más complejos como José Luis Borges, por mencionarte alguno y así fui evolucionando. Mención aparte merece mi hermana que estudió Literatura, ella, en ocasiones, lee mis textos y me da sugerencias para mejorarlos.

Siento que sus poemas tienen mucho de esta tierra, ¿estoy en lo correcto?

Claro, por supuesto, mis raíces están en esos textos, en cada poema, de hecho, escritores de renombre se asombran de la calidad de mis poemas y como me remito al monte, de hecho, uno de ellos, me dijo, “jamás se me hubiera ocurrido ponerle Poemonte a un libro, sin embargo, tú fuiste muy acertado con el nombre y hay calidad en los textos. De hecho con este poemario gané el premio de poesía José Díaz Bolio en el 2010.

Recuerda algunos versos de esta obra.

Claro, de hecho, hay una parte que dice:

Qué espinas marcaran /mi piel sin tus latidos, /hierba./ Sólo me queda/ meterme en tus entrañas/ monte,/dormir contigo/ y convertirme en piedra, /en viento, en sombra, en estrella,/ luna, agua;/para volverme tú,/ para volver a ser/ yo mismo,/a ser materia/renaciendo./

Doctor, por otra parte, usted se dedica a la psiquiatría, ¿cómo se relaciona con esta profesión?

La disciplina adquirida por el deporte y el gusto por la lectura, ambos inculcados por mi padre, me impulsó a destacar como alumno e ingresar a la Facultad de Medicina donde me gradué como Médico Cirujano, posteriormente, fui aceptado por la Facultad de Medicina de la Universidad de Missouri y estudié la maestría en psiquiatría y conducta humana; a partir de ahí, he estado en muchos puestos enfocados a la salud mental.

Imagino que de todos estos años en la psiquiatría, nace su libro Emociones.

En efecto, decidí hacer el libro Emociones, para que los estudiantes de psicología o psiquiatría tengan información de interés para ejercer su profesión; asimismo, esta obra está dirigida a cualquier persona que necesite una información accesible y sin complicaciones para entender mejor la salud mentad y sus procesos desde la niñez hasta la tercera edad y a su vez, entender mejor el proceso de la muerte.

Sé que tiene una familia muy unida, de hecho en Tributo a una Vida Humanista tiene textos de uno de sus hijos, ¿Qué siente al leer estás líneas?

Mira, tengo una familia muy unida, mi esposa es una mujer maravillosa, de hecho, adónde voy, ella me acompaña, bien sabes que el año pasado estuve en Alemania tomando unos cursos y fue conmigo. En cuanto a mis hijos, todos tienen una carrera, todos han salido buenos padres y eso lo veo con mis nietos que son muy detallistas, creo que lo que mis padres me enseñaron, se los pude transmitir.

Por último, ¿qué piensa de la sociedad emeritense ante los individuos que presentan algún trastorno mental?

Bueno, considero invaluable, la psicoeducación, de que trata lo anterior, en educar al paciente con información adecuada para que se fortalezca y lleve un mejor su problema y no sentirlo como algo vergonzoso o en dado caso cuando se realicen estudios no se sientan mal o incomodos pues en México todavía hay muchos tabúes respecto a las enfermedades de tipo mental, por lo cual, todos debemos generar y promover una educación adecuada sobre esos temas. He ahí donde se uno el humanismo con la ciencia.

Después de estas palabras, vemos como el tiempo ha transcurrido demasiado aprisa y agendamos una nueva cita para seguir hablando de la gran trayectoria y vida, de este humanista que día a día forja su nombre en diversos niveles de la cultura yucateca. Espérenla./DHM/NEWS…

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s